¿Cómo crear tus objetivos para perder peso?

¿Cómo debes crear tus objetivos si quieres perder peso?

Se va notando que el verano está cerca: va haciendo más calor, la gente se va apuntando a los gimnasios, el brócoli cada vez ocupa más espacio en los platos y comenzamos a construir objetivos en la cabeza:

 

“Voy a ver si reduzco un poco el michelín…”

 

“Este verano quiero ver si consigo quitarme 10 kilitos…”

 

“A ver si consigo que me entre el bikini del verano pasado…”

 

Todas nos planteamos objetivos de este tipo en la cabeza, objetivos que, al final, pasa el verano y no cumplimos porque, deja que te diga una cosa:

 

No vas a conseguir resultados con estos objetivos

 

Tal vez no lo supieras pero, cómo expresas el objetivo es fundamental para que puedas conseguir resultados, porque la motivación depende de cómo hayas construido el objetivo. De manera que…

 

¿Quieres sentir más motivación para conseguir tu meta?

 

Debes construir bien tus objetivos

 

Entonces, ¿hablamos de cómo crear tus objetivos para la pérdida de peso?

¿Por qué un objetivo mal construido no te permitirá perder peso?

 

Como te he dicho antes, la motivación depende de cómo construyas tu objetivo. Deja que te ponga un ejemplo de un mal objetivo:

 

“Quiero perder peso”

 

Antes de seguir leyendo, ¿sabrías decirme por qué? Obviamente no, y la razón de esto es simple, es un objetivo incompleto, ya que, por ejemplo, no responde a:

 

¿Cuánto peso quiero perder? ¿1 kilo o 20 kilos?

 

¿En cuanto tiempo?¿En 1 mes o en 10 años?

 

¿Es posible?

 

Cuando construimos mentalmente malos objetivos, a nivel inconsciente nos estamos facilitando las excusas; mira, fíjate:

 

Imagina que un día, recién levantada, decides que ya es hora de dedicarte tiempo y comenzar a perder peso. Entonces, mirándote en el espejo, te dices: “voy a perder peso”, estás súper decidida y comienzas el día con ganas de comerte el mundo. Pasas el primer día con éxito, has superado todas las tentaciones. Pasas el segundo día y va todo muy bien. Pero, al tercer día, vas con alguien a tomar un café, entras a la cafetería y en el mostrador están esos pastelitos que tanto te gustan. Miras a los pastelitos y acto seguido ellos te miran a ti. Y, ¿qué piensas tu? ¿Cuál era tu objetivo? Tan solo era perder peso, así que… Por un día… Total, ya “compensarás mañana”. Y así es como una meta vuelve a caer en fracaso. No sientes motivación porque tu objetivo era demasiado “permisivo”.

 

¿Quieres saber cómo construir (de una vez por todas) objetivos que te motiven? Sigue leyendo

objetivos para perder peso

Objetivos SMART

 

Como descubrirás ahora mismo, desarrollar buenos objetivos es todo un arte y mi misión ahora es convertirte en toda una artista. Y como “artista creadora de objetivos ultramotivatentes” (menudo nombre, ¿eh?) debes saber que para que tus metas te den la motivación que necesitas deben ser S.M.A.R.T.

 

Este acrónimo (como todas las palabras modernas) viene del inglés y, letra a letra, significa:

     1. S à Specific à Específico

 

Esto significa que cuanto más claro tengas lo que quieres conseguir, mucho más fácil será lograrlo. No puedes pretender quitarte 15kg, correr una 10k, leerte 20 libros y subir el Everest para dentro de dos meses.

 

¿Cuál es tu meta principal? ¿Es perder peso? Vale, pues deja en un segundo plano las otras metas no tan importantes para ti, y centra todas tus fuerzas en esta. Cuando consigas perder el peso que quieres ya podrás centrarte en hacer una carrera popular o hacer lo que desees.

 

Esta parte me recuerda mucho al sabio proverbio que dice: “quien mucho abarca, poco aprieta”. Busca lo quieres y céntrate en esa cosa.

 

      2. M à Measurable à Medible

 

Debes cuantificarlo. Debes saber si estás progresando o no, cuánto estás progresando, y hasta dónde quieres llegar. Te lo voy a explicar de un modo muy simple, presta atención a estos dos tipos objetivos:

 

»  “Quiero bajar peso”

 

»  “Quiero bajar 5 kilos”, o “Quiero usar un agujero menos del cinturón”, o incluso “Quiero crear el hábito de entrenar dos veces a la semana”.

 

¿Encuentras alguna diferencia en ellos? Estoy seguro de que si, tal vez no sepas qué es exactamente, pero si que ves algo.

 

Los dos objetivos te conducen a perder peso… pero el primero, a nivel subconsciente, te está limitando, y no te estás dando cuenta. Lo comprenderás mejor al final del último punto.

 

 3. A à Achievable à Alcanzable

 

Este es muy fácil de entender pero muy difícil de poner en práctica, ¿por qué? ¡Porque nos encanta soñar!

 

Está muy bien que quieras perder 15 kilos, pero debes comprender (y en el fondo lo sabes) que no los vas a perder en 4 semanas. Si has estado ganando peso de manera gradual durante años, no puedes pretender quitártelos de encima en apenas unas semanas.

 

¿Qué tal algo real? Me encanta que quieras perder 15 kg (y me encantaría poder ayudarte a ello) pero, ¿qué tal si empezamos 3, y luego otros 3, y así consecutivamente?

 

Esto es más motivante porque, dentro de ti, sabes que 3kg que es posible.

 

4.      R à Relevant à Importante, relevante

 

Tiene que ser importante para ti. Debes quererlo y no hacerlo para satisfacer a otros.

 

Lo que vayas a cumplir, lo que vayas a crear y, por tanto, a dedicarle tu tiempo, atención y energías, debe ser algo que te satisfaga a ti y no a otros. Aquí la importante debes ser tu.

 

¿Qué es lo que buscas? ¿Qué te haría sonreír?

 

5.      T à Temporary à Temporal

 

Este punto es realmente importante: tienes que poner a tu objetivo una fecha de inicio y otra de fin, si no, ¡te vas a dormir en los laureles!

 

Si tu objetivo es tan simple como “Quiero perder peso” a la mínima que alguien te proponga comer algo vas a aceptar, ¿por qué? Por que quieres perder peso pero no tienes una fecha “limite”, de manera que irás dándole al “pause” en tu objetivo a cada momento.

 

Además que, al no tener una fecha fin, tampoco te permite tomarte un respiro, fíjate: si tu objetivo tuviese una fecha límite, como por ejemplo “Quiero perder 3 kilos este mes”, cuando acabase el tiempo podrías tomarte un pequeño respiro, un descanso para luego volver.

 

Pero con objetivos como “Quiero perder peso”, este descanso no se contempla porque no hay fecha fin, no descansas, siempre estás en un objetivo que nunca se cumple porque está mal construido.

 

Y ahora, llevemos todo esto a la práctica…

Ejemplos de objetivos SMART

 

Espero que a partir de ahora no vuelvas a repetirte “Quiero perder peso” e intentes hacer construcciones como:

 

“Quiero perder 5 kg en dos meses (60 días) y comenzaré a partir de esta misma cena”

Además, una idea inteligente es tener objetivos tanto a largo como a corto plazo, fíjate:

 

“Quiero perder 5 kg en dos meses (60 días) y comenzaré a partir de esta misma cena.»

Esto significa que «cada semana debería perder entre 1kg y 0,5 kg.”

Y por último, prueba a ponerle un premio final, este te ayudará en los momentos difíciles. Mira, quedaría algo así:

 

“Quiero perder 5 kg en dos meses (60 días) y comenzaré a partir de esta misma cena.»

Esto significa que «cada semana debería perder entre 1kg y 0,5 kg.»

 

«Además, cuando pasen los dos meses voy darme un capricho como (introduce aquí la comida que más te guste)”

Este pequeño premio final hará dos cosas: por un lado, cuando la tentación te ataque a mitad mes, recordar que cuando acabes podrás comer el premio que quieres te dará fuerzas; y por otro, darte ese capricho cuando acabe el tiempo te dará energía para un nuevo asalto.

 

Y así, con estas estrategias inteligentes, ¡podrás lograr tu objetivo!

¡Gracias por llegar hasta aquí!

 

Dime en comentarios qué te ha parecido y si lo has puesto en práctica.

 

¡Un abrazo!

Leave a Comment: