“Quemagrasas” vs Café: ¿Cúal funciona mejor y por qué?

¿Por qué los “quemagrasas” no funcionan? ¿Puede ayudarnos el café a quemar grasa?

Las preguntas son muy interesantes y, dependiendo del tiempo que tengas y lo que te interese el tema, puedes elegir leer entre la respuesta corta, media o larga:

 

Respuesta corta:

 

Quemagrasas: No queman grasa

Café: Si, puede quemar grasa, pero indirectamente.

 

Respuesta media:

 

Quemagrasas: No queman grasa

Café: Por sí mismo no va a hacer que quemes más grasa, lo que si que va a hacer es activarte (darte más energía, estimularte) con lo que harás mejores entrenamientos y quemarás más grasa.

 

Respuesta larga: Sigue leyendo ⬇️

¿Cómo quemamos grasa?

Para decirte si el café te puede ayudar o no a quemar grasa, lo primero que he de hacer es enseñarte cómo quema grasa el cuerpo, así que fíjate, el proceso es el siguiente:

 

1 – Lipólisis

 

El primer paso se conoce como lipólisis, y esto no es más que separar la grasa de la zona donde estaba almacenada. 

 

Como sabrás, la grasa tiende a almacenarse en zonas concretas, como pueden ser los muslos, la cadera o la zona del ombligo. Esta grasa no se almacena de manera aleatoria, sino que se organiza formando una especie de “muros”.El primer paso se conoce como lipólisis, y esto no es más que separar la grasa de la zona donde estaba almacenada. 

 

Bien pues, el primer paso para quemar grasa separarla en unidades para poder quemarlas correctamente (ya que no puedes ir con un lanzallamas y quemar todo el muro).

 

2 – Transporte  

 

Con el paso anterior lo que hemos obtenido es una unidad de grasa suelta, pero ahí no hace nada, lo que tenemos que hacer es llevarla hasta una célula y que esta queme la grasa.

 

Entonces, lo que hará el cuerpo será introducir la grasa en la sangre y hacer que viaje hasta la célula correcta para que esta la queme.

 

3-      Destrucción de la grasa (sin compasión)

 

Finalmente, el trocito de grasa llegará a la célula, está la absorberá y la quemará sin compasión alguna.

 

Este es el ciclo de la quema de grasa, y con lo que quiero que te quedes es que tiene tres partes, que son:

 

·       Lipólisis (separar una grasa suelta del muro donde está almacenada)

·       Transportarla hasta la célula

·       Que la célula la absorba y la queme

 

Entonces, para quemar grasa, debes cumplir con los tres pasos. Un paso aislado no sirve

cafe quemar grasa

Por qué los “quemagrasas” no funcionan? 

 

Sencillamente, por que la mayoría son placebo y, por tanto, no valen para nada.

 

Y, en el lejano caso de que funcionasen, solo se centrarían en un punto de los anteriores explicados, y como has visto, es clave que sucedan los tres puntos para que puedas quemar grasa.

 

No obstante, parece que la ciencia sí ha demostrado un potente quemagrasas (el único que existe hasta ahora), ¿sabes cuál es? ¡El ejercicio! ¡Mover el culo del sofá, dile NO a la vida sedentaria.

¿Puede ayudarme el café a quemar grasa?

 

Curiosamente, la ciencia si que ha demostrado que el café tiene gran papel en la lipólisis (primer paso del proceso), no obstante, como llevamos diciendo desde el primer momento, esto no tiene por qué significar mayor quema de grasa, ya que quedan aún otros dos puntos del proceso que resolver.

 

¿Pero esto significa que el café es inútil para perder peso?

 

Nada más lejos de la realidad, el café te va a ayudar a adelgazar, ¿cómo? Presta atención:

Los beneficios del café en la pérdida de peso

 
1. Estimula el Sistema Nervioso
 

¿Qué significa esto? Que vas a notar menos cansancio, menos sueño y menos pesadez. De manera que, al notarte con más energía, te animarás a entrenar y harás entrenamientos más intensos, disfrutándolos mucho más, y esto, como tu bien sabes, acabará siendo una gran pérdida de peso.

 

(Psss… ¡Ey!… ¿No sabes como entrenar? Mándanos un mensaje para asesorarte personalmente o pincha aquí!

 

2. Estimula el sistema muscular

 

Mediante dos vías: por un lado, activa un mayor porcentaje de los músculos durante el entrenamiento, y por otro, aumenta la capacidad de trabajo del músculo.

 

¿Qué significa esto? Que te vas a notar con más fuerza y vas a notar que aguantas mejor el entrenamiento, esto significa que vas a poder quemar más calorías y que vas a sentir más satisfacción por que estás superando los entrenamientos (y por tanto, estás cerca de tu objetivo).

 

Y por supuesto, mayor placer entrenando y mayor quema de calorías, acaban en… ¡Una mayor pérdida de peso!

 

(Y aquí te dejo otra cosita para que te muevas más – múevete para adelgazar.

 

De manera que, si un sábado por la tarde te tomas un café mientras ves una bonita serie de Netflix… no vas a quemar grasa, pero, si te tomas un café antes de ir a entrenar, si que puedes maximizar la quema de grasa, además de disfrutar un poquito más del entrenamiento.

 

(Y para después de entrenar – qué comer despues de entrenar )

¿Cuánto café es bueno?

 

Pero, ¡ojo! No te pases tomando café ya que un exceso de cafeína te puede sentar muy mal y hasta puede ser malo para la salud.

 

La toma de café por día debe estar entre 1 y 4 tacitas al día, más no va a ser mejor. Y lo ideal el tomarlo entre 30 y 45’ minutos antes del entrenamiento, que es cuando aparecen los mayores beneficios.

 

También es importante saber que puedes notar sus efectos entre 4 y 9 horas después de la toma, esto significa que, si te tomas uno a las 6 de la tarde podrías estar notando sus efectos hasta las 12 de la noche o más, así que ten cuidado y toma un poquito menos durante la tarde.

 

Pero recuerda que si quieres saber cómo trabaja el café en tu cuerpo, ¡el mejor modo de saberlo es probándolo!

¿Tolerancia al café?

 

La última cosita que tengo que contarte es que, si llevas mucho tomando café, es posible que hayas generado tolerancia y ya no notes sus efectos.

 

Para volver a sensibilizarte al café debes hacer un descanso “cafetero” de una semana y a los 7-8 días volver a tomar pero desde una dosis más pequeña (si de normal te tomas 5 cafés, después de la semana de descanso no vuelvas a tomar de golpe 5 cafés, empieza por 1 y vas aumentando poco a poco).

 

Recuerda que el problema es la cafeína, por lo que si te apetece café, puedes seguir tomando pero descafeinado.

¡Gracias por llegar hasta aquí!

 

Dime en comentarios qué te ha parecido y si lo has puesto en práctica.

 

¡Un abrazo!

Leave a Comment: